Intervención de Valeriano Gómez en la “reunión informativa” con Draghi en el Congreso de los Diputados

Valeriano Gómez, portavoz GPS en Comisión Economía y Competitividad del Congreso de los Diputados

Valeriano Gómez, portavoz GPS en Comisión Economía y Competitividad del Congreso de los Diputados

INTERVENCION  de Valeriano Gómez en la comparencia del Presidente ” a puerta cerrada” del Presidente del Banco Central Europeo

Muchas gracias, Sr. Presidente.

Sr. Presidente del Banco Central Europeo, Sr. Gobernador, Señorías.

Debo en primer lugar agradecer su visita al Congreso de los Diputados y su disposición a mantener una sesión como esta ante los diputados pertenecientes a las comisiones de contenido económico de la Cámara. Creo que el formato elegido no ha sido el mejor pero en cualquier caso no debemos perder tiempo. Ni Ud. ni nosotros.

Sr. Presidente, permítame que comience recordando algunas cosas que conoce perfectamente pero que deben ser el punto de partida de cualquier reflexión económica sobre Europa y sobre el largo y difícil camino, que todavía queda hacia la recuperación y la salida de la crisis.

 Está Ud. en el Congreso de los Diputados de un país que ha perdido en el último año más de 850.000 empleos. Una cifra tremenda sin lugar a dudas. Pero que es solo la cuarta parte de los más de 3 millones de puestos de trabajo que ha perdido durante la crisis.

 Una cifra, Sr. Presidente, que adquiere aun más significado cuando contemplamos que el 80% del empleo perdido en la eurozona, se ha destruido en España. Y que durante los dos próximos años se perderán al menos otros 700.00 empleos.

Sr. Presidente, la crisis se adueñó de España y Europa tras un largo periodo de auge que contuvo elementos verdaderamente ilusorios.

 En España, el espejismo se derivaba del contraste entre el nivel de desempleo más bajo en 30 años y la constatación de que buena parte del empleo creado durante el auge, era producto de un crecimiento absolutamente insostenible en la construcción,  que arrastraba a las ramas de la industria y los servicios vinculados a la actividad inmobiliaria. Un crecimiento –no debe olvidarse- financiado por la banca europea en la que los países centrales –Alemania y Francia de manera especial- ostentaban el papel protagonista.

Y mientras tanto, Europa vivía la ilusión de la supervivencia exitosa del euro en pleno auge económico.

Una moneda que había nacido sin Estado, sin un Tesoro único, sin política fiscal, ni única ni adecuadamente coordinada. Una zona monetaria con un sistema financiero rápidamente fragmentado con la crisis, sin apenas vínculos institucionales comunes y con un solo Banco Central, sí, pero un banco fuertemente restringido en la capacidad de acción de su política monetaria y financiera.

 Sr. Presidente, la crisis se ha llevado por delante esta suerte de extravío colectivo en España y en Europa.

Entre los desequilibrios económicos que permanecen uno de los más graves sigue siendo la fragmentación financiera europea, con economías financiándose a tasas de interés real negativas y con países ajenos al euro con niveles de endeudamiento muy similares, cuando no francamente peores, que se financian en ocasiones a tipos más bajos que los que comparten la moneda única.

Señor Presidente, es cierto que la situación monetaria y financiera ha mejorado en los últimos meses. Y también es cierto que a ello ha contribuido de manera fundamental el Programa OMT anunciado por Ud. en Septiembre pasado.

Este año se cumple el centenario de la creación de la Reserva Federal, una institución que a diferencia de nuestro Banco Central tiene un mandato también centrado en el crecimiento y el empleo, y también una institución que publica las actas de los debates en el seno de sus órganos relevantes. ¿No cree Ud. que la transparencia no es enemiga de la independencia y la capacidad de decisión?

Y junto a ello, para entrar en el ámbito de las cuestiones que me parecen más relevantes en la coyuntura actual, ¿Qué impedimentos existen para que el BCE no haya agotado el recorrido a la baja de los tipos de interés?

¿No cree además, que el BCE se ha mostrado más tímido que otros bancos centrales en la adopción de medidas no convencionales, como las compras en los mercados de deuda?

Y sobre todo ¿cree usted que la unión monetaria puede seguir funcionando con costes de financiación de gobiernos empresas y familias tan diferentes dentro de la zona del euro?

Dado que uno de los factores que explican estas discrepancias es la falta de confianza en la supervivencia del euro, ¿no debería el BCE actuar con más determinación interviniendo en los mercados de deuda soberana para disipar esa percepción? Por cierto ¿está Ud. en condiciones de explicar que parte del balance del BCE está invertida en deuda soberana de los países de la eurozona? ¿En qué cuantía para los principales países?

La evolución del crédito a familias y empresas en el conjunto el área es también otro motivo de preocupación. En el caso español es obvio que la contracción del crédito está detrás de esta sangría en el empleo y la destrucción de empresas que amenaza gravemente nuestras posibilidades de recuperación.

Por eso, le pregunto si ¿no cree Ud. que ha llegado ya el momento de plantearse que el BCE siga el ejemplo del Banco de Inglaterra y la Reserva Federal y diseñara facilidades de financiación de la banca condicionadas a su utilización para la concesión de crédito a las empresas?

 Sr. Presidente, termino ya.

Uno de los problemas esenciales para el futuro de la eurozona es la divergencia de sus ciudadanos en la estrategia de salida de la crisis de la eurozona.

Los del Norte porque una política ciega y mal informada insiste en la imposibilidad de seguir sosteniendo una solidaridad con el Sur (pese a ser sus entidades financieras las que han financiado la locura inmobiliaria en Irlanda o España). O porque consideran inconveniente cualquier actuación activa o expansiva de la política monetaria del BCE, por una mal entendida aversión a la inflación cuando Europa vive los peores momentos en el último siglo si se excluyen las Guerras Mundiales (una visión de la inflación Sr. Presidente que no puede basarse solo en la evolución de los precios de consumo).

Y los del Sur por lo que consideramos el fracasado empeño en mantener una política, que ha tenido en la austeridad a toda costa, en el ajuste irracional –pero con un contenido político que resulta imposible compartir- su casi única bandera.

Así será imposible mantener el nivel de apoyo social que el euro necesita incluso en mucha mayor medida que cualquier moneda. Por eso es cada vez más urgente para Europa el cambio en la estrategia seguida a lo largo de los últimos años y para España recomponer un marco de diálogo y complicidad política y social frente a la crisis y al desempleo masivo.

Anuncios

Acerca de felixlavilla

Félix Lavilla Martínez, maestro, tengo mi destino en Soria. He sido Diputado del PSOE en la X Legislatura en el Congreso por la provincia de Soria y anteriormente senador, con la responsabilidad de portavoz del Grupo Socialista en el área de Industria, Comercio y Turismo

Publicado el febrero 12, 2013 en Uncategorized y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: