Feliz Navidad y próspero 2018

Dehesa de Soria nevada

Dehesa de Soria nevada

Tendamos puentes solidarios para construir un mundo mejor que se aproxime, cada día más, a nuestros sueños y sobre todo mucha salud para todos/as.

Que seáis muy felices en 2018, mucho más de lo que fuisteis en 2017.

Con mis mejores deseos

Anuncios

Numancia, un tesoro por descubrir

numancia1

Numancia

El  pasado 19 de enero, el alumnado de Patrimonio Cultural Artístico Soriano del Cepa Celtiberia de Soria,  tuvo la oportunidad de visitar un verdadero tesoro, el museo más importante del mundo para comprender e imaginar el modo de vida celtibérico, el museo en el que se recogen las cerámicas que ilustran la vida de Numancia, la heroica ciudad que derrotó, varias veces, a las todopoderosas legiones romanas que dominaban ya todo el orbe conocido.

Tesoro que recuerda que hace 2150 años un pueblo luchó,hasta morir, por su libertad, un gesto tan heroico que ha merecido incluirse en nuestro diccionario del castellano, idioma que hablan más de 400 millones de personas e identifica numantino con quien “resiste con tenacidad hasta el límite, a menudo en condiciones precarias”.

Por sus ricas salas, percibimos el mágico mundo celtibérico donde las aves son las protagonistas intermediarias entre el mundo de los vivos y la divinidad ubicada en el cielo, como por ejemplo el buitre que eleva solo a los guerreros numantinos muertos en combate; o la bellísima cerámica de la “copa con la abubilla”, que en palabras del director de las excavaciones de Numancia, Alfredo Jimeno, para este centro educativo,  la abubilla “está en actitud de posarse, parece que con su aleteo (aunque tiene el ala que se ve paralizada) realiza un trisquel, representación  esquemática del dios Lug, vinculado con el sol”.

011_abubilla

(Copa de la abubilla. Fotografía de Alfredo Jimeno)

Entre las valiosas piezas celtibéricas nos impresionaron “los sagum” numantinos cuya confección atribuimos a las mujeres, muchas veces tan  ignoradas en la historia, suponemos que trabajando sin cesar, hasta confeccionar esas 9.000 prendas exigidas por los romanos para dejar vivir en paz a las gentes del lugar, quizás para protegerse del frío cierzo que doblegaba sus heladas corazas.

En sus salas se respira el incalculable valor de la gesta numantina que con menos de 7.000 guerreros fue capaz de derrotar, varias veces, a legiones de unos 70.000 romanos, durante casi 20 años, hasta que en el 134 a C, el Senado romano, harto de las humillaciones numantinas, decidió enviar a su mejor general, Publio Cornelio Escipión Emiliano para derrotar a Numancia. El mismo general que había destruido el imperio cartaginés.

Pero no olvidemos que la ciudad nunca fue derrotada en combate. Prefirió darse muerte antes que convertirse en esclava de Roma.

Podemos imaginar al valiente Retógenes empuñando una de las “falcatas” del museo. Con astucia, fue el único en romper el cerco romano en busca de ayuda. Solo la obtuvo de los 400 aguerridos jóvenes de Lutia; osadía que pagaron cara cuando Escipión les descubrió, en venganza, ordenó cortar sus manos derechas. Lutia espera un reconocimiento en la historia, cuando la arqueología sea capaz de descubrir su ubicación puesto que solo sabemos que estaba a unos 57 km de Numancia.

El inmenso valor del museo se comparte con otros tesoros pertenecientes a otras épocas muy anteriores a la gesta numantina, hace más de 400.000 años, nos topamos con los inmensos colmillos del Elphas Antiquus de los valles de Torralba y Ambrona, abatidos quizás, por los antepasados sorianos de aquella época, y en cuyos yacimientos ocultos, todavía no descubiertos, espera la rica y valiosa información de los primeros antepasados para darnos más señales de nuestros orígenes como especie en en los primeros pasos sobre la Tierra.

Todavía en el Paleolítico podemos soñar desde el museo con aquellos pobladores que llevaban por tierras sorianas la joya de la “placa de Villalba”, una pizarra que es la única que recoge en “arte mueble” la fauna paleolítica con exquisita finura, pieza que ha sido incluida como hito dentro del Itinerario Cultural “Caminos de Arte Rupestre Prehistórico”, declarado por el Consejo de Europa en 2010.

Salas repletas de historia que rezuman, por sus cuatro costados, la gesta de un pueblo que luchó por su libertad y no pudo ser doblegado, porque antes prefirió morir que entregarse a Escipión al que sospechamos tratando de conseguir algún que otro celtíbero, de donde fuere, para no presentarse en el Senado romano sólo con cenizas, las cenizas que por la heroicidad numantina les ha hecho inmortales.

002_numancia_2017Pero el valor vivo de la historia de Numancia estará representado por toda la ciudad, el propio yacimiento y el conjunto de la provincia, como ejemplo, a partir del 6 de abril, la Plaza Mayor recreará una villa romana, “Romanorum Vita” para conocer la vida cotidiana de los habitantes de una ciudad del Imperio Romano tras conseguir la ciudadanía.

Si Soria, “ni te la imaginas”, por ahora es el gran momento de descubrirla, porque ofrece sus tesoros culturales, medioambientales y artísticos. En este año 2017 aumenta su atractivo al conmemorar el 2150 aniversario de la gesta de Numancia, y por ello os invitamos a todos, a los sorianos presentes, a los de la diáspora, al resto de España y de otros países, a que vengáis a descubrir lo que Soria os ofrece con las manos abiertas. No quedareis defraudados.


Alumnas de Patrimonio Cultural y Artístico Soriano

Feliz 2017

Ólvega, cigüeñas y Moncayo al fondo

Ólvega, cigüeñas y Moncayo al fondo  1/01/2017

Os deseo un feliz año 2017, acompañados de la salud con vuestros seres queridos y en el que podáis ver realizados la mayor parte de vuestros sueños solidarios.

“Lo que nadie ve”: 3ª novela de Loli Escribano

Loli Escribano, firma su novela "lo que nadie ve"

Loli Escribano, firma su novela “lo que nadie ve”

La periodista soriana, Loli Escribano, Jefa de Informativos de la Cadena Ser de Soria, acaba de publicar su tercera novela: “Lo que nadie ve“, tras haber publicado en el año 2009 “el cráneo del imbécil” y  en 2013 su segundo libro “no tiren piedras” .

He ojeado, con cierto detenimiento el libro, como sobrevolando el texto antes de aterrizar en su lectura y permitirme obtener ciertos datos en los que sostener una primera impresión del mismo. Los XVI capítulos del libro comienzan todos con una frase concluyente, que introduce la historia en la que se desliza la protagonista principal, Marcela, con historias entrelazadas con su abuelo paterno, la búsqueda de su padre, su hermana Pupa y otros personajes que van dando vida a la historia tejiendo su propia personalidad.

Arranca el libro con una frase intensa de Gabriel García Márquez, en su obra “El amor en los tiempos de cólera“: “lo único que necesito en la vida es alguien que me entienda”, que anticipa una forma original de introducir frases de la propia escritora que introducen el capítulo no dejan indiferente, al margen de la propia historia, ágil, intensa y que invita a seguir, provocan una reflexión, bien para , compartir, bien para matizar, para discrepar, más allá de la historia que va tejiendo Marcela; “las cosas importantes de la vida se hacen sin prisa” comienza el capítulo XVI, uno podría pensar que “siempre depende”, o “nadie puede escapar de su propia historia” retrotrayéndonos hasta el capítulo II. La trama de la novela se anticipa circular, finaliza el libro como arranca, con un nacimiento, pero con intensidad, la misma que deduces cuando un libro te atrae para ser leído sin demora.

Espero que Loli Escribano no haya soñado éxito en este libro, más que nada para que se cumpla su categórica afirmación en el capítulo VIII, “los sueños que no se sueñan acaban cumpliéndose”, para que realmente se produzca, y “lo que nadie ve”, esa magia que tienen todas las cosas, hasta las que no se sueñan para que se hagan realidad, nos vaya llevando en toda la historia, porque como ella escribe, “hay un tiempo para cada cosa” y el libro marca el tiempo para leerlo, porque invita a ello.

Dos libros anteriores:

A %d blogueros les gusta esto: